Review 2×05: Kill Or Be Killed

Kill or Be Killed. Gran título para este maravilloso capítulo en el que sabremos uno de los motivos del regreso de Katherine a Mystic Falls y el porqué del interés de Manson en la piedra lunar. La sheriff Forbes descubrirá la verdad sobre su hija Caroline, Stefan y Damon, mientras parece ser que las “falsas” peleas entre Elena y Stefan para confundir a Katherine se acaban haciendo realidad.


¿Cómo asumirá la Sheriff la noticia, sabiendo que es la enemiga número uno de los vampiros? ¿Qué harán con ella ahora que sabe la verdad? ¿Cuáles son los motivos por los que Katherine ha vuelto a Mystic Falls?

Después de haber dejado a una (sorprendentemente) enamorada Katherine brindándole su amor eterno a Stefan mientras huye de Mystic Falls hace 150 años, el episodio empieza con un flashback del misterioso Manson Lokwood, el (guapo) tío de Tyler que se transforma en hombre lobo con la luna llena. En él podemos ver cómo llegó a finalizar su transformación gracias (o por desgracia) a un amigo suyo, quien se le echa encima porque supuestamente Manson se acostó con su mujer. Incrédulo ante sus palabras, Manson aparta a su amigo, pero no consigue calmar su ira. Un golpe desafortunado hace que caiga al suelo y se dé un golpe en la cabeza que le ocasiona la muerte, y en consecuencia, finaliza la transformación de Manson en hombre-lobo. Volviendo al presente, vemos que Mason le está explicando esta misma historia a Tyler, con el objetivo de procurar que su sobrino no siga sus mismos pasos, ya que al no poder controlarse en luna llena, la transformación se ha convertido en una maldición. Sorprendentemente Tyler parece que se ha conmovido con la narración, y le enseña el escondite secreto de su padre, donde estaba la piedra lunar, preguntándole al mismo tiempo por qué esa piedra es tan importante para él. Manson vuelve a responder con evasivas, y como era de suponer, la piedra no está en el lugar. Tyler sigue sin fiarse de él (¡bravo!).

Y seguimos con los problemas familiares, pero esta vez en casa de los Gilbert. Parece ser que Jeremy no puede estarse quieto, y ahora que tiene el anillo todopoderoso de su tío se siente invencible, por lo que quiere inmiscuirse en la trama de los Lobos vs Vampiros. Evidentemente Elena no está por la labor y le expresa su desaprobación, haciendo que Jeremy vuelva a cabrearse (por enésima vez) con su hermana. Una vez Jer abandona la escena, aparece Stefan de repente (este chico no puede evitarlo. Tiene que asustar a Elena cada dos por tres apareciendo de la nada). Parece ser que siguen jugando a la “parejita enfadada” con la intención de que llegue a los oídos de Katherine. ¿Pero será Kath tan tonta como para creérselo con lo poco disimulados que son? ¡Venga ya! ¡Que os lleva unos cuantos años!

Y más problemas familiares todavía. Caroline y su madre siguen discutiéndose como de costumbre. Parece ser que la Sheriff empieza a notar el extraño comportamiento de su hija (ya era hora, ¿no?). Pero ni de lejos podría imaginarse lo que le ocurre.

Y llegó el Volunteer Day (día de los voluntarios) a Mystic Falls. Esta gente nunca se aburre. Si no hay fiestas, entonces celebran funerales, y si no, pues se inventan días en los que los habitantes hacen buenas acciones por el pueblo. Aquí podemos ver a Stefan tratando de dialogar con Mason. Recordemos que en el capítulo pasado Damon había intentado matarle, lo que constituyó que Mason y él se hiciesen enemigos. Parece ser que Stefan, utilizando métodos poco lícitos (es decir, lo amenaza en toda regla) consigue llegar a un entendimiento con él, con el consecuente enojo de Damon, quien no quiere paz.


Volvemos a ver a Jeremy, y esta vez quiere intentar confraternizarse con Tyler (¡Qué peligro! Estos dos acabarán queriéndose o matándose, como ha sucedido varias veces). Resultado: una invitación a una fiesta organizada por Ty en su casa, toda llena de chicas guapas, por supuesto!

Por fin podemos ver que Manson todavía no ha enterrado el hacha de guerra. Y no se le ocurre otra cosa que contarle a la Sheriff lo que Stefan y Damon realmente son. Evidentemente la Sheriff no se cree una palabra, pues conoce a Damon y es imposible que sea un vampiro.

Después de esto aparecen Caroline y Elena. Ésta última hablándole de sus supuestas penurias sentimentales con el objetivo de que se lo haga saber a Katherine.

Seguimos con Damon, quien no se fía un pelo de Manson e intenta interrogar a la Sheriff porque la ha visto hablando con él. Damon se da cuenta enseguida de que algo no anda bien con ella, pero le responde que tiene problemas con Caroline, por lo que Damon se queda tranquilo (de momento).

Elena vuelve a encontrarse con Stefan en público… y simulan una pelea que se desenvuelve en “¿Cómo puedes amarme a mí y odiar a Katherine cuando parecemos la misma persona?”. Parece ser que la falsa pelea está llegando a un punto real. Buenísima la parte en la que ambos se giran y pillan a Damon y Caroline escuchando, con el consecuente disimulo de ellos. Damon, que no es tonto (y Kath mucho menos), se da cuenta de que están jugando, y no duda en soltárselo a su hermano mientras bebe un vaso de limonada, que resultará ser una trampa de Manson para descubrirle, ya que está repleto de verbena. La Sheriff es testigo del suceso, y no duda en intervenir a pesar de su amistad con Damon.

Ajenas al suceso, Elena y Caroline están con sus temitas de amoríos. Elena le dice que está siendo una buena amiga, lo que provoca que Caroline empiece a arrepentirse sobre ocultarle las visitas que le ha hecho Katherine últimamente. De repente Caroline ve a su madre a lo lejos, que está haciendo unas llamadas y parece preocupada por algo. Sabe que algo no anda bien, y no duda en seguirla (con Elena) para averiguarlo.

Stefan y Damon, al haber sido expuestos en público, siguen a Manson al interior del bosque para darle su merecido, sin darse cuenta de que les han tendido una trampa. La Sheriff se encuentra con ellos y les dispara sin dudarlo. Caroline escucha los disparos.

Por otro lado Jeremy le dice a Tyler que sabe la verdad acerca de su tío. Tyler le confiesa cómo se activa la maldición, y le explica acerca de la piedra lunar, sin saber todavía por qué la quiere Mason.

Volviendo a la trama principal, la Sheriff lleva a los hermanos Salvatore a la cueva, donde tiene la intención de matarlos. Manson está fuera en el bosque custodiando la entrada, y Caroline le propicia una soberana paliza que lo deja K.O. en un instante (Bravo por Caroline. ¡Cómo ha mejorado este personaje desde que es vampiro!). En el interior de la cueva Damon suplica a la Sheriff. “Eres mi amiga” le dice, pero sus palabras no provocan la menor compasión en ella. Se siente traicionada y herida. Empieza a interrogarlo, y cuando está a punto de matar a los hermanos, aparece Elena suplicándole a la Sheriff que no los mate. Entra Caroline en escena, sabiendo las consecuencias de ser descubierta, y mata a uno de los policías que acompañaban a su madre. La Sheriff no puede creer lo que está viendo ante sus ojos: su hija es una vampira, la criatura que más odia de este planeta y que mataría sin pestañear. Una vez dominada la situación gracias a la ayuda de Caroline, la Sheriff es tomada como rehén por los hermanos Salvatore. Silencio absoluto. Caroline le ruega que no diga nada a nadie, pero su madre no puede hacer esto. No le importa morir en manos de Damon… pero el plan de Damon no es matarla.


De nuevo Jeremy y Tyler, que se llevan un gran susto cuando una de las chicas de la fiesta decide jugar a esconder la piedra lunar y al empujarla Tyler por las escaleras, casi se parte el cráneo. Por suerte todo ha sido falsa alarma y la chica solamente quería hacerse la graciosa (menuda gracia les ha hecho, sí).  Aun así Tyler está intranquilo. Sabe que no es tan difícil matar a alguien por accidente, lo que conllevaría a consumar su maldición.

Y por fin llegamos a Can Salvatore. Caroline no quiere quedarse sola en casa, y descubrimos cuál es el plan de Damon para la Sheriff: quiere dejarla 3 días en el sótano hasta que se le pase el efecto de la verbena para así manipularla y hacer que se olvide de todo lo sucedido. Bravo Damon! Has ganado un punto ante Elena!

Llegamos a la conversación entre la Sheriff y Damon. Está claro que esta mujer odia tanto a los vampiros que antepone esta aversión a su hija, lo que conlleva a que no quiera verla nunca más. Damon no da crédito a lo que oye, y le contesta con una gran frase “Ella es tu hija, Liz. No tienes idea de lo equivocada que estás”. Desafortunadamente Caroline, Elena y Stefan están detrás de la puerta escuchando la conversación, y Caroline no puede evitar marcharse enfadada ante lo que ha escuchado. Por otro lado Stefan empieza a mirar sospechosamente el frigorífico donde tienen guardadas las reservas del banco de sangre. Parece ser que se está dando cuenta de que si sigue una dieta a base de ardillitas y otros animalillos del bosque, la cosa estará peliaguda para defenderse de los cada vez más numerosos (y fuertes) enemigos. Elena le engancha, y claro, después de las pasadas experiencias de Stefan con la sangre, no me extraña que le caiga una bronca descomunal (y esta vez no es fingida).

Caroline está desolada tras la conversación de su madre con Damon, y le confiesa a Elena que tiene miedo de volver a casa porque estará Katherine al acecho esperando a que le cuente todo lo sucedido hoy. De lo contrario, la vida de Matt corre peligro. Ambas amigas se acaban fundiendo en un sincero abrazo. A partir de ahora ya sabemos qué bando ha elegido Caroline. Ya veremos cómo reaccionará Kath cuando se entere… ¿o seguirán llevando la farsa hasta el final? Quizás sería la mejor opción (de momento).

Mientras Caroline duerme, Elena y Damon se encuentran a solas. Mientras Elena abre la puerta para irse a casa, le dice a Damon que lo que ha hecho hoy por la Sheriff, es lo que hubiera hecho el Damon que era su amigo. Estamos viendo cómo el odio que siente por él se va disipando poco a poco, aunque creo que tardará en recuperar la confianza hacia él después de lo que le hizo a su hermano (en fin, toca tener paciencia. Esto es un buen comienzo). Damon, ante las palabras de Elena, le dice que Stefan no ha bebido sangre humana, pero ella sabe más que nadie que lo necesita para poder ser más fuerte. Esta frase provoca un encuentro de Elena con Stefan, quien decide ser ella la que controle las dosis de sangre humana, ofreciendo su propia sangre y fundiéndose en un romántico beso.

Finalmente, y después del gran susto, Tyler decide entregarle la piedra lunar a Manson… y menuda sorpresa nos llevamos cuando se mete dentro de un coche en plena noche y resulta que la interesada en la famosa piedra es Katherine! Kath estuvo presente cuando Manson mató accidentalmente a su amigo, y por lo que podemos suponer, fue ella la que manipuló al amigo para que se peleara con Manson. Esto significa que ella es la responsable de la maldición de Manson. ¿Pero por qué querría que se transformara en hombre lobo? ¿Para qué necesitará la piedra lunar? Ahora ya sabemos que Stefan no fue el único motivo por el que volvió a Mystic Falls. Kath le advierte a Manson que deje de lado a los hermanos Salvatore (creo que los quiere proteger, a pesar de lo que piense su mente retorcida) y una vez Manson le enseña la piedra lunar, se funden en un apasionado beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s